¿Cuándo se agotarán nuestros recursos?

La población mundial crece sin cesar y los recursos de la Tierra son limitados. Pronto se agotarán si no cambiamos nuestra forma de pensar

¿A qué velocidad estamos consumiendo los recursos de la Tierra?

Algunos expertos afirman que podríamos agotar los recursos de la Tierra en los próximos años. Otros dicen que nos quedan cientos de años. La verdad es que: Nadie lo sabe con seguridad. Hay muchas variables que hay que tener en cuenta, desde el cambio climático hasta las tendencias demográficas y los avances tecnológicos. Sin embargo, podemos decir con certeza que no podemos utilizar nuestros recursos indefinidamente y que acabarán agotándose. Así que si empezamos a utilizarlos con moderación y a producir de forma sostenible ahora, tal vez podamos evitar que eso ocurra tan pronto.

¿Cuáles son las consecuencias para nosotros los humanos?

El fin de los combustibles fósiles es inminente. En unas décadas se habrán agotado por completo. Esto significa que pronto tendremos que depender de las energías renovables para continuar con nuestro estilo de vida. Pero la disponibilidad de las energías renovables es limitada. Si no los utilizamos adecuadamente, pueden agotarse rápidamente. Esto significa que debemos actuar ahora para garantizar que nuestros descendientes puedan vivir en un futuro habitable. En primer lugar, tenemos que reducir nuestro consumo de energía. Para ello, podemos, por ejemplo, aislar mejor nuestros edificios y utilizar aparatos más eficientes. Ir en bicicleta en lugar de conducir un coche también es una buena forma de reducir el consumo de energía. Además, tenemos que centrarnos en las energías renovables y tratar de utilizarlas de la forma más eficiente posible. Para ello, es importante desarrollar más las tecnologías y reducir los costes de su uso. Sólo así podremos garantizar que las energías renovables desempeñen un papel destacado en el futuro.

¿Qué podemos hacer para conservar los recursos?

Un alemán consume por término medio unas 12 toneladas de materias primas al año: madera, metales, plásticos, textiles y productos petrolíferos. En todo el mundo, la cifra asciende a 40 toneladas. Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Kassel, sólo un 11% de las materias primas en circulación se reciclan. Así que si queremos reducir nuestro consumo de materias primas, primero deberíamos intentar reciclar más materias primas. Por ejemplo, podemos separar nuestros residuos y depositarlos en los contenedores correspondientes. De este modo, podemos garantizar que se reciclen más residuos. También hay que intentar prestar atención al origen de las materias primas cuando se compran productos. En la medida de lo posible, deberíamos comprar productos fabricados con materias primas recicladas o de origen sostenible. También podemos prestar atención a los muebles y la decoración sostenibles a la hora de amueblar nuestra casa. Además, también podemos reducir nuestro consumo de energía para conservar los recursos. Por ejemplo, podemos comprar electrodomésticos de bajo consumo o prescindir del modo de espera. También debemos tener en cuenta la calefacción y la ventilación de nuestra casa para no consumir más energía de la necesaria.

Conclusión

Tenemos que actuar ahora, porque si seguimos consumiendo y produciendo como lo hacemos ahora, nuestros recursos se agotarán pronto. ¿Qué significa esto para nosotros? Tenemos que repensar y pensar en soluciones más sostenibles. Es importante apostar por las energías renovables y reducir las emisiones de CO2. Pero también tenemos que replantearnos nuestro consumo y comprar de forma más consciente. Sólo así podremos proteger y salvaguardar nuestros recursos.